martes, 28 de mayo de 2013

Las generaciones perdidas





Durante los últimos meses, se está hablando mucho de las dificultades que se encuentran los jóvenes para acceder al mercado laboral. De que son la generación perdida.

Ciertamente, si las empresas han "cerrado" el mercado laboral, las alternativas a las que se enfrentan son; o aguantar hasta que se produzca un cambio de ciclo, o buscar trabajo en el extranjero. Ambas opciones resultan dolorosas.

Pero quería reflexionar sobre otro fenómeno, bastante menos comentado, pero que a mí me parece mucho mas relevante.

Durante los años en que la economía "progresaba", las compañías fueros creciendo, y con ellas sus organizaciones.  Desde la mayor compañía del Ibex hasta la mas común de las Pymes, todas ajustaron sus plantillas acorde a las producción generada en aquellos momentos. En cuanto a su organización, en la mayoría de los casos se correspondía a un diagrama de competencias piramidal. 



Pero después de esto llegó la "crisis", las empresas entraron en esa deriva en la que se reducían las ventas,  se entraba en pérdidas, y como conclusión, se despedía mano de obra. Dado que el ciclo se alargaba, el proceso se repitió una y otra vez. Y al final las empresas quedaron con una estructura como la del chiste. Muchos directivos y cuadros medios, y poco personal de producción.



Al final, la pirámide de las organizaciones ha acabado como un árbol de navidad, con demasiado personal directivo o cuadros medios. Muy por encima de las necesidades reales.

Y el siguiente paso fue el de eliminar escalones en el organigrama. 

Lamentablemente, los escalones eliminados siempre han coincidido con los mas difíciles de rentabilizar. Y no por su valía, sino porque su antigüedad hacía que su peso salarial fuera demasiado elevado de sostener.

El resultado, una generación de mandos, de 55-65 años, borrada de la cadena productiva. 

Para mí, eso si que es una generación perdida.









lunes, 27 de mayo de 2013

La evolución del crédito y los indices de confianza.




Hay la noticia que aparece en las portadas y entradas económicas, es la preocupación que tiene la "troika" sobre el estrangulamiento del crédito en España. Y lo que me preocupa es que resulte noticia.  Desde hace un par de años, el crédito ha desaparecido de la faz de la tierra. 
Al principio, ha sido por la falta de liquidez del propio sistema bancario, pero ahora este mismo sistema prefiere invertir en deuda pública "mas o menos garantizada" que en sacarlo a la calle, que a saber a quién se lo prestan.

El problema que ahora tienen los bancos es el índice de confianza general de este país. Si yo fuera banquero, y tuviera un dinero que me han prestado desde Europa a bajo interés y lo tengo que sacar a la calle a un interés superior, tendría que elegir a quien se lo dejo. Y ojito que esto no es nada fácil. 

Si se lo dejo a una familia que se quiere comprar una casa, ¿qué garantías tengo de que me devuelvan el crédito?. Antes con tener trabajo bastaba, pero ahora, un trabajo puede ser tan efímero como una tormenta de verano. Y además cabe la posibilidad de que si la familia no pagase, la Junta de Andalucía me expropia el piso. Total un jamón.   A lo sumo me la jugaría para quitarme lastre de todos los pisos que tenga atrancados, pero ni uno mas. 

Y las empresas ¿que?.  Eso es como una partida de poker. Le dejas la pasta a una empresa solvente, con reconocida trayectoria, (Viajes Marsans o Pescanova) y cuando de das la vuelta te está llamando el Administrador Concursal para decirte que hay que renegociar la deuda. Vamos, que o se le da un crédito del copón con una carencia de 5 años, o jugamos a negociar una quita.  

Luego, el crédito no fluye; claro que no. O se lo dan para sus propios pisos, o para renegociar los concursos en los que andan metidos. 

Y por si acaso, me dejo un pico en el BCE sin gastar por si los anteriores me la lían.