miércoles, 10 de abril de 2013

La espiral recesionista y los puntos de inflexión.

China's national bird? Adam Cohn


La noticia del día, es que Bruselas nos advierte de que España podría seguir en recesión el año que viene.
La noticia de ayer, fue que el Gobierno confía en la recuperación de la economía española en el segundo semestre del próximo año.

La verdad es que ambos titulares se han repetido tanto durante los últimos cuatro años, que ya ni siquiera resultan llamativos. 

Por debajo del estado de auto-motivación que nos aparece en los medios de comunicación, la realidad es que la economía española se encuentra moribunda.

Para que se produzca una recuperación, necesitamos un punto de inflexión. Los puntos de inflexión pueden parecer momentos puntuales en el tiempo, pero no hay que perder de vista que se corresponden al momento en el que “algo” desequilibra la balanza en sentido contrario.


Si hacemos un resumen de la situación actual:
1.  El paro se encuentra desbocado, y no tiene pinta de que se esté mejorando la creación de empleo. Más bien tenderá a incrementarse, ya que se encuentran pendientes grandes regulaciones estructurales en sectores como la banca y las Administraciones Públicas.
2. El consumo privado cae en picado. Reflejo de lo anterior, combinado con los ajustes/rebajas salariales que se han producido en la mayor parte de los trabajadores y un incremento brutal de la carga impositiva tanto directa como indirecta, la renta disponible de los hogares se encuentra bajo mínimos.
3.   La inversión ha desaparecido. La pública, no la podemos pagar, así que ya se recortó hace unos años, y la privada, ante la falta de posibilidades de obtener rentabilidades, desapareció.
4. Los ingresos de las Administraciones, son proporcionales a la inversión y el consumo e inversamente proporcionales a las tasas de paro. Todo ello hace que sigan reduciéndose por los casos anteriores.
5. El nivel de la deuda de las Administraciones Pública crece exponencialmente cada año, limitando por tanto la capacidad de maniobra de las mismas, ante el incremento de los intereses a pagar.

Todos los puntos anteriores son endogámicos. Se retroalimentan formando una espiral degenerativa en la que vemos que podemos seguir oyendo los mismos titulares un años tras otro.

Y cuál es el cambio de ciclo que pueda desequilibrar la balanza. Considero que por sí solos, los elementos anteriores no pueden crecer. No puede crecer la economía, cuando las empresas no tienen mercado, porque no hay nadie que compre, porque no hay dinero para comprar.

El impulso debe venir de fuera. Ya se está mejorando nuestra balanza comercial, estamos mejorando las exportaciones, pero todo ello no es suficiente. Necesitamos inversión extranjera. Necesitamos que entre dinero que dinamice nuestra economía, y los mecanismos ya los conocemos:

  • Turismo. Primer sector de este país durante muchos años. Sin mas comentarios. 
  • Turismo residencial. El demonizado “ladrillo” para extranjeros. Que compren casas, todas las que puedan, pero por favor, las hipotecas con bancos extranjeros. 
  • Sector industrial. Para ello, claramente, debemos mejorar nuestra competitividad. Seguir produciendo ajustes, que mejoren nuestra productividad. Y esto, implicará nuevamente ajustes salariales y sociales.


La balanza se compensará cuando España sea atractivo como foco de inversión. Cuando sea posible invertir en nuestro país para competir en el mundo. Lo bonito es la I+D+I, exportar tecnología mola. Pero a corto plazo, veo mas accesible exportar mano de obra barata.

Por eso creo que seguiremos “empobreciendo”. Hasta que seamos atractivos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario