martes, 25 de septiembre de 2012

¿Porqué es tan importante la Prima de Riesgo?






En primer lugar, la Prima de Riesgo es un ente abstracto. En si mismo no tiene correlación con ningún elemento tangible, pero en sí mismo es mucho mas influyente en nuestras vidas de lo que somos capaces de imaginar.

La Prima de Riesgo, (en adelante PR) se refiere al diferencial existente entre los precios de los bonos a 10 años de España y Alemania. En esencia, indica la diferencia entre los intereses a pagar por financiarse entre ambos países.

La diferencia entre ambos expresa el riesgo de impago que puede suponer España contra Alemania.

Desde el punto de vista de un inversor, al mismo tipo de interés, todo el mundo preferiría comprar bonos alemanes en vez de los españoles. Para que nuestros bonos resulten atractivos, tenemos que aplicarles un plus de rentabilidad que compense al inversor.

Hasta aquí la teoría. Pero ¿porqué es tan importante?. En nivel de la prima de riesgo indica el precio que paga el Estado Español por la financiación. Independientemente de que el Estado se financia mediante bonos, letras y demás obligaciones y que estas pueden ser a corto, medio o largo plazo, el peso mas relevante de la deuda del estado se refiere a los bonos a 10 años.

Tomando los valores de los Presupuestos del Estado, se refleja que el valor del gasto en mantener la Deuda Pública ha pasado de 16.600 M€ en 2008 a 29.000 M€ en 2012. Prácticamente se ha duplicado en cuatro años.

Comparativamente, la cantidad prevista en los Presupuestos del Estado dedicada a la remuneración de las Pensiones durante el 2012 fue de 115.000 M€ y la comprometida para las prestaciones de Desempleo, 28.800 M€

Las fluctuaciones en la PR, pasando de 300 a 500, alcanzan un 30-40%. Ahora que alguien me diga si podría dormir tranquilo pensando que si la PR se mantiene en 500, antes o después se comerá los presupuestos de ambas partidas.

Arrancamos la temporada

Retro.Vision by Swedish Girls

Cuando uno conduce un coche, y le quita el volumen a la música, se da cuenta que existe un ligero ruido de fondo. Este ruido, proveniente del motor, del rozamiento de los neumáticos con el asfalto o de la propia aerodinámica del coche nos acompaña en nuestros desplazamientos, aunque la mayoría de las veces podemos subir el volumen de la radio para que no nos moleste.

Las vacaciones han sido como la radio del coche, hemos subido el volumen y a partir de ese momento desaparecieron la prima de riesgo, la Merkel, la llamada del jefe y demás ruidos molestos de nuestro quehacer diario.

Pero ya estamos de vuelta, y hemos bajado el volumen y uff, seguimos con el mismo ruido de fondo. Lo cierto es que produce cierto desasosiego, y llegado el caso podemos abstraernos y no prestarle atención. A lo mejor por eso me ha costado arrancar de nuevo. 


La buena noticia es que pese a las vacaciones, el número de lectores sigue creciendo Ya son 1.600 visitas.